Una visión integral como catalizador del futuro de la construcción

Futuro de la Construccion

Históricamente, la construcción presenta índices de productividad más bajos que muchas otras industrias (McKinsey & Company) debido, entre otros factores, a tiempos reducidos en planeación, falta de integración de las partes interesadas, fallos en los protocolos de comunicación, falta de incentivos a gran parte de la cadena de valor, altos desperdicios durante la producción, calidad inconsistente, problemas complejos en la seguridad y salud en el trabajo, altos impactos ambientales y baja adopción tecnológica. Circunstancias que no permiten a esta industria aumentar significativamente la eficiencia de sus procesos (Osorio-Gómez et al., 2020). Incluso, puede afirmarse que en muchos casos ésta ha decrecido. Sin duda, el sector de la construcción enfrenta grandes retos en Colombia, ya que genera millones de empleos directos e indirectos y contribuye con el 7% en el PIB, según datos del año 2018 (DANE, 2019).

Como industria es responsable del 5% de los gases de efecto invernadero en el país (García Arbeláez et al., 2016). Retos que se vuelven más difíciles de superar debido a los sonados escándalos de los últimos años, tales como el edificio Space, Hidroituango, Reficar, puente Chirajara, Túnel de la línea y Ruta del Sol 2, que socavaron la confianza en la ingeniería y la construcción nacionales. Cada uno de estos casos tiene sus peculiaridades y, sin duda, sería un error decir que sus falencias se deben a un elemento específico, pues intervienen múltiples fallas en el desarrollo del esquema de la cadena de valor, generados tanto en su conceptualización como en su ejecución.

Construcción Futuro

¿Qué podemos hacer diferente para solventar los problemas que afectan la calidad, el alcance, el tiempo y la imagen de los proyectos de construcción?. Situación compleja por las diversas aristas y actores involucrados, para la cual debemos pensar soluciones sinérgicas e integrales en la gerencia de los proyectos. Desde nuestro punto de vista, tres elementos claves deben orientar las mejoras en este sector: La cultura, la información y los procesos.

La cultura de la compañía es fundamental. Ningún cambio tecnológico o de procesos tendrá el efecto esperado si no se permea también la cultura organizacional. Como afirma Adam Grant: “La cultura de un lugar de trabajo, los valores, las normas y las prácticas de una organización tienen gran impacto en nuestra felicidad y éxito”. En la construcción, también la cultura externa a la organización, la sociedad, ejerce su impacto. Uno de los casos más comunes se presenta cuando en obras de infraestructura se tienen presiones externas para anticipar la terminación de la obra, sin conceptos técnicos que respalden tales decisiones. Es menester recalcar que cada obra tiene su tiempo y proceso ingenieril para la correcta finalización.

Paralelamente se debe trabajar en la formación de los profesionales desde el currículo en las escuelas de ingeniería, especializaciones y maestrías, y fortalecer las habilidades que suelen llamarse blandas, como el trabajo en equipo, el liderazgo, la comunicación asertiva, y sobre todo la ética; destrezas que ayudarán a los nuevos profesionales, a resolver adecuadamente tanto los problemas ordinarios como los más complejos.

Otro elemento clave es la información. El mundo se conecta de manera diferente y a velocidades nunca pensadas; cada segundo se generan millones de bits de información, en la mayoría de las ocasiones, incontrolables. Algunos sectores han aprovechado este aumento vertiginoso y lo han transformado en una ventaja competitiva, en áreas como las finanzas, las telecomunicaciones o los servicios (Colombia Fintech, 2020). La construcción no se ha adaptado a esta transformación digital a gran escala y todavía las metodologías que la impulsan no han tenido amplia diseminación. Es necesario, pues, implementarlas sostenida y permanentemente para que ayuden a mejorar el flujo de información y evitar los cuellos de botella que ocasionan cuantiosas pérdidas dentro de la organización.

De otra parte, muchos de los procesos de construcción, que son parte fundamental de la generación de valor y suele ser el aspecto en el que las compañías más se enfocan en Colombia y en general en América Latina, son de la década de los 80 y 90. Inclusive se podría afirmar que los métodos utilizados en ciertas actividades pueden tener siglos de antigüedad. A priori podría decirse que este sector ha tenido un bajo nivel de adopción de innovaciones que ayuden a mejorar su productividad (Kibert, 1994). No obstante, en los últimos años, diversos movimientos y entidades han puesto su enfoque en este aspecto. En países como Estados Unidos, Japón y Australia se han desarrollado metodologías tales como las Building Information Modeling (BIM), Lean Construction e Integrated Project Delivery (IPD), que ayudan a mejorar los procesos, generan ambientes de confianza entre las partes interesadas, reducen las pérdidas, aumentan el valor para el cliente, reducen la huella ambiental y los tiempos de entrega, y forman equipos integrados que llevan a cabo proyectos difíciles con mayor calidad.

En el Reino Unido, Alemania y Francia, la implementación de BIM es obligatoria en proyectos de construcción e infraestructura oficiales de dichos países; además hay muchas entidades privadas que también lo exigen (CIC Construcción, 2019). En América Latina, especialmente Chile, Brasil y Colombia han dado pasos hacia una normatividad estatal alrededor de BIM. En Colombia, el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, expidió la Resolución 441 del 1 de septiembre de 2020, por medio de la cual se fijan lineamientos a las curadurías urbanas y autoridades municipales competentes, para adelantar pruebas piloto de expedición de licencias de construcción en la modalidad de obra nueva a través de medios electrónicos. Estas iniciativas que se han venido generando, aún no logran el impacto deseado.

Los cambios en la cultura, la información y los procesos se están dando a nivel mundial, y deben hay muchas entidades privadas que también lo exigen (CIC Construcción, 2019). En América Latina, especialmente Chile, Brasil y Colombia han dado pasos hacia una normatividad estatal alrededor de BIM. En Colombia, el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, expidió la Resolución 441 del 1 de septiembre de 2020, por medio de la cual se fijan lineamientos a las curadurías urbanas y autoridades municipales competentes, para adelantar pruebas piloto de expedición de licencias de construcción en la modalidad de obra nueva a través de medios electrónicos. Estas iniciativas que se han venido generando, aún no logran el impacto deseado.Los cambios en la cultura, la información y los procesos se están dando a nivel mundial, y deben ser catalizadores para el avance de la ingeniería, y de la construcción como sector. 

Futuro de la Construcción

Cada transformación trae consigo desafíos y uno de los más grandes es que la academia también avance en ese sentido: propiciar espacios para discutir la relevancia de estos temas, transmitir el conocimiento a los nuevos profesionales que se encargarán de implementar cambios en sus organizaciones, y generar nuevas soluciones enfocadas a problemas locales. Todo, con el propósito de fortalecer la sinergia academia-industria, y permitir el aumento de producción científica en la construcción, que se traduzca en la mejora de la productividad. El año 2020 nos recordó, con la pandemia, que hay riesgos que no prevemos y que pueden traer variaciones, por lo que en la implementación de cualquier mejora hay que tener en cuenta el contexto. Según diversas fuentes científicas, éste se verá influenciado enormemente por el cambio climático, así como fue alterado por el covid-19. Los progresos deberán estar enmarcados en la sostenibilidad o no serán tales.

Finalmente, para obtener los avances esperados en el sector es fundamental la alianza entre los sectores público, privado y universidades, para forjar los grandes cambios que demanda el siglo XXI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Javier Prieto

Gerente

javier@projectm.pro

Bogotá D.C

Cristian Osorio

Gerente de Proyectos

¿Quiere saber más?

Déjenos sus  datos y con gusto lo contactaremos.